jueves, abril 24, 2008

La humildad

Dogo tenía un discípulo llamado Soshin como novicio,y éste esperaba que le diera lecciones de Zen.Y Dogo no le dio ninguna enseñanza especial.Y Soshin se desilucionó.Hasta que un dia le dijo a su maestro:llevo mucho aquí y no me has enseñado nada de Zen.Dogo respondió:Desde que llegaste te he dado disciplina de Zen. ¿ Qué clases de lecciones ? dijo el muchacho. A lo cual dijo el Dogo,Cuando me traes una taza de té,la aceptó,cuando me sirves comida,la aceptó,cuando te inclinas ante mí,te devuelvo la inclinación.¿ Qué otras enseñanzas esperas recibir ?
Dogo había impartido el significado profundo de la pérdida del propio ego en la simplicidad de las acciones cotidianas.

3 comentarios:

Akane dijo...

Bueno ya que nadie escribe en este post tan importante,escribire yo,humildad,ahora no soy humilde porque me parece fatal que nadie haya escrito nada,entonces asalta mi ego.
Pero soy humilde en otras cosas,sencilla,leal,sincera,asi que estoy muy...quien me conoce bien sabe como estoy ahora...

mia dijo...

He llegado tarde!!!

pero siento tan profundamente

en ésto,y en todo lo que

tan esmeradamente nos escoges

Gracias,un moraleja así

todos los días no se encuentra!

♥♥♥besos♥♥♥

el ruso dijo...

Muy buenas enseñanzas....
por momentos difíciles de aplicar en todo ...
pero el camino del crecimiento es largo.
Abrazos + besos