viernes, mayo 16, 2008

Piramo y Tisbe



Es la historia de dos jóvenes que se amaban mutuamente, pero no se podían encontrar, porque sus padres no lo permitían o porque el matrimonio concertado, les fijaba otro destino. Para comunicarse, aprovechando que sus casas estaban contiguas, empleaban métodos de comunicación no verbal: signos, movimientos etc...
Un día decidieron escaparse de casa, a medianoche para poder “ verse con más tiempo”.
Pero para no levantar sospechas, primero tenía que desplazarse uno hasta el jardín y luego el otro.
Cuando llegó Tisbe al jardín, apareció una leona enfurecida, y esta se fingió la muerta para que no la atacase.
Cuando llegó Píramo, pensó que su amante estaba muerta de verdad, entonces lleno de dolor y angustia, se clavó un cuchillo y derramó su sangre al lado de una morera.
Luego Tisbe se levantó, y cuando vió a Piramo tendido en el suelo, con sentimiento de pena y de culpabilidad se suicidó con de la misma manera.
Mediante este mito, el poeta clásico Ovidio, pretende explicarnos el color rojo de los frutos de la morera y la metamorfosis de dicho árbol.
El mito inspira también la obra de Shakespeare "Romeo y Julieta".

2 comentarios:

Javi dijo...

¡Qué metáfora más triste! Lo que hizo Shakespeare con ella fue un logro que todavía hoy sigue despertando em mi ciertos cosquilleos en la tripa.
Otra historia de (des)amor que me encanta es la de Orfeo y Eurídice. Mmmm...
Bicos

hawwah dijo...

no conocía este mito y es precioso... dsde ahora las moreras serán diferentes para mí...serán un símbolo de amoar...gracias akane!