domingo, junio 08, 2008

¿ Quién me ayuda ?


Todos conocemos la historia de Dédalo e Ícaro,lo que no sé yo y llevo años buscando el autor de éste cuadro o pintura,he mirado en libros,es google,por prerrafaelistas y no doy con el autor,si alguién me ayuda lo agradezco mucho.

6 comentarios:

Pau dijo...

La caída de Ícaro, cuadro de Pieter Brueghel el Viejo.

asi me ha aparecido en la wikipedia. espero haberte ayudado.

besos

Anónimo dijo...

Gracias Pau eres un solete,espero que estes bien...akane

Javi dijo...

Pues es éste un óleo de Charles-Paul Landon y está en el Museé des Beaux-Arts de la Dentelle, en Alençon, Francia. Su título Daedalus and Icarus, pimtado en 1.799... y bla bla bla

Javi empollón gafotas :o)

Besos

Javi dijo...

Para más info:

http://en.wikipedia.org/wiki/Charles_Paul_Landon

Pau dijo...

pues si,tienes razón , javi. pero a mi me salio la otra información en la wiki.

Anónimo dijo...

Relato de Sergio:


El hombre introdujo un poco de pintura en el pincel y estuvo mirando lo poco que de pintura le quedaba. Comenzó por redibujar los trazos que había estado preparando la noche anterior. Poco a poco la figura de la mujer se iba perfilando: su cara, sus ojos, las caderas, sus pies e incluso la vestimenta que quería él que la mujer llevara. Poco a poco el contraste entre el verde intenso del fondo coloreado, el amarillo chillón de su vestido y los ropajes con los que el hombre menudo y enjuto la estaba dotando estaban dando a la creación pictórica de un aire muy relajante y cálido.
El hombre encendió un cigarrillo que contaminó un tanto el ambiente y quemó a retazos parte de sus dedos. Se puso a leer una carta de un admirador suyo y recordó que había quedado con un amigo el domingo por la mañana en el café donde siempre tomaba su descafeinado de máquina con leche templada.
El mirlo blanco abrió la boca picuda y exhaló unos cuantos graznidos. Se dirigió a otear la zona mientras sobrevolaba la calle ancha. Encontró una ventana abierta y también unas volutas de humo que se desprendían del cigarrillo del hombre enjuto y menudo. En esto, la mujer del vestido amarillo chillón cansada ya de los designios de los trazos del pincel que la estaban configurando movió las caderas y expulsó al mirlo blanco de un golpe.En esto, el hombre enjuto y menudo apuró su copa de alcohol.