lunes, julio 07, 2008

Un poster de Gustav klimt: 60 euros.


Un billete de avión a Japón: 1200 euros.



Unos zapatos Camper: 90 euros.
El cruce de mirada,la complicidad con un desconocido,la sonrisa de un niño,un concierto en directo,ser feliz con los amigos,pintar una acuarela,ésto y mucho más no tiene precio.
Para todo lo demás mastercad,como dice el anuncio,jajaja,bromas aparte.




3 comentarios:

Javi dijo...

Por fortuna hay cosas que no podemos comprar, sólo compartir y disfrutar. El día en que le pongamos precio a todo el undo dejará de tener el poco sentido que le queda.
Besos titaaaaaa

sirius dijo...

me alegra que no se pueda comprar la felicidad porque seríamos más infelices. muy original la entrada! un besote!

hawwah dijo...

justo lo mejor es aquello que no se compra con dinero...afortunadamente....

estos fueron tus regalos de cumple?!:)