sábado, junio 28, 2008

Un huracán


Tempestad de Turner.
Un huracán no dura más que una mañana,una tormenta no dura más que un día.¿ Quién tiene el poder de acelerar las cosas ?
Si el cielo y la tierra no las acelera,¿ que puede hacer una persona?
En resumen,para todo templanza,fe,esperanza y mucha paciencia,sobretodo en el amor,las prisas son malas consejereras.

6 comentarios:

MONICA dijo...

gracias por esta tempestad de Turner y tus palabras, me gustó asomarme a tu blog, llegué desde Peumayen.
saludos :)

hawwah dijo...

en medio de la tempestad, lo mejor es seguir agarrando fuerte el timón...

la paciencia siempre cuesta cuando más se necesita...pero seguiremos entrenándonos en ella...

un besito

Marcelo dijo...

Buenos consejos, porque a veces la tempestad somo nostros los hombres!

Akane dijo...

Gracias por vuestras palabras,la verdad los sentimientos son como el huracan o la tempestad,a veces son fuertes,pero a los dias se evaporan como el humo,no se dicen que si,que es asi,que puede pasar,pero a mi me cuesta entender,y conformarme...
Hace poco,termine algo,y bueno,hace poco era algo fuerte y ahora nada.Que poco sentido tienen para mi ya los sentimientos amorosos...

Nikos-Emmanuel dijo...

No sé... A veces ir tan a la defensiva en el amor, tener tanto miedo a resultar herido en un nuevo intento, puede hacer de nosostros una especie de "monstruitos solitarios".

Como escribí al principio: No sé...

Feliz domingo ;)

Caminante dijo...

Hay una canción que me encanta y cuyo estribillo dice más o menos así "Si correr dicen que es cosa de cobardes, pero todos somos carne de cañón, yo lo soy y no me importa, confesar que más que nadie, pero aquí ¿quien no es cobarde por amor? No nos pongamos a la defensiva ni salgamos corriendo, fluyamos y dejemos que la vida nos sorprenda.